Punto MC-2: Comunicado de la Casa Blanca sobre el tiempo permanecido
Punto MC-2: por el Presidente Bush en el Aula de Florida

<< Punto anterior, Siguiente punto >>

Introducción

Luego de que Bush ingresara al salón de clases en Sarasota, Florida, su jefe de personal, Andrew Card, susurró en el oído del Presidente; “Un segundo avión chocó contra la segunda Torre. América está siendo atacada.”, según se informó. [1]

La Versión Oficial
Luego de este mensaje de Card, el Presidente Bush mantuvo la cortesía y sin hacer nada para asustar a los niños, abandonó rápidamente la sala.

  • El Presidente se mantuvo sentado sólo por cuestión de segundos, dijo Card al San Francisco Chronicle, y luego “se excusó muy amablemente ante la maestra, los alumnos, y se retiró.” [2]
  • El Presidente “no quiso alarmar a los niños”, dijo Karl Rove a NBC. Sabiendo que “el ejercicio de lectura estaba finalizando … espero unos momentos … no demasiado … y luego se retiró a la sala de personal.” [3]
  • Sandra Kay Daniels, la maestra de la clase del segundo grado que Bush visitó, dijo a Los Angeles Times: “Sabía que algo andaba mal cuando el Presidente Bush no tomó el libró para participar en la lección … Él me dijo, ‘Sra. Daniels, tengo que irme. Voy a dejar que el Teniente Gobernador Frank Brogan pronuncie el discurso en mi lugar.’ A juzgar por su cara, se notaba que algo andaba mal … Me estrechó la mano y se fue.” [4]
La Evidencia Revisada
Mientras que todas las historias citadas precedentemente fueron publicadas en 2002 al tiempo del Primer Aniversario del 11-S, circularon tempranamente ese mismo año historias que brindaban una versión muy distinta de los hechos.

  • En un artículo del Tampa Tribune publicado el 1 de setiembre de 2002, la reportera Jennifer Bars dijo que luego del susurro de Card en el oído del Presidente, Bush se mantuvo en silencio por alrededor de 30 segundos, luego levantó su libro y continuó leyendo con los niños “por ocho o nueve minutos”. [5]
  • El artículo del Tampa Tribune, publicado 10 días antes que el artículo sobre Sandra Kay Daniels citado precedentemente, indicaba que la misma Daniels había leído a los niños “por ocho o nueve minutos”. Agregaba que habiendo Daniels observado a Bush “tan perdido en sus pensamientos” que hasta “se olvidó del libro que tenía en su falda”, supo que este se enfrentaba a un problema difícil: “No podía echarlo con delicadeza … no podía decirle: OK Sr. Presidente, levante su libro, Señor. El mundo entero está mirando.” [6]
  • Distintos reportes indicaron que luego que el ejercicio de lectura hubo finalizado, “Bush continuó hablando”. [7] Estaba “estirando el momento abiertamente” e incluso “se quedó hasta que la prensa se hubo retirado” escribió Bill Sammon (corresponsal de la Casa Blanca para el Washington Times), quien se refirió a Bush como el “holgazán en jefe”. [8]
    El hecho de que Bush no abandonó la clase rápidamente fue confirmado por un video de la visita al salón de clases, filmado por el director de la TV por cable local y que estuvo disponible en internet a partir de junio de 2003. [9]
  • El Wall Street Journal reportó en marzo de 2004 que este video mostró a Bush “siguiendo la lectura en voz alta de los niños sobre una cabrita, por cinco minutos”. [10]
  • Esta grabación se popularizó al aparecer en el film de Michael Moore “Fahrenheit 9/11”, estrenada en junio de 2004.
  • Cuando la Casa Blanca fue contactada por el Wall Street Journal para su artículo de marzo de 2004, Dan Barlett, vocero, admitió que el Presidente permaneció en el salón por al menos siete minutos, explicando que Bush no se retiró inmediatamente porque su primer instinto fue “evitar asustar a los niños saliendo apresuradamente del aula”. [11]
  • Sin embargo, aún aceptando esta explicación, la verdadera pregunta, que el Wall Street Journal no realizó, es por qué, en el primer aniversario del 11-S, la Casa Blanca de Bush comenzó a divulgar una mentira en relación a la extensión del tiempo permanecido por aquel en la clase.

 

¿Se debe esto a que la Casa Blanca, habiendo presentando a Bush como un líder fuerte en su respuesta a los ataques del 11-S, quería ocultar que este continuó escuchando una lectura infantil en lugar de tomar acciones inmediatas como presidente y comandante en jefe? ¿Se debe a que el Servicio Secreto sabía (como se sugiere en el punto acerca del Presidente que no fue retirado de la escuela) que el país no se encontraba realmente “siendo atacado” por terroristas extranjeros?

Cualquiera sea el motivo, la Casa Blanca de Bush utilizó los medios nacionales para hacer circular una falsa historia acerca del Presidente en el primer aniversario del 11-S.

<< Punto anterior, Siguiente punto >>

Referencias para el Punto MC-2
The 9/11 Commission Report [Reporte de la Comisión del 11-S] (2004), 38 (pdf: 55).
Andrew Card, “What If You Had to Tell the President?”, San Francisco Chronicle, 11 setiembre 2002. Del mismo modo, Card dijo a Brian Williams de NBC: “Me alejé del Presidente y apenas unos segundos después, el Presidente se excusó para salir del salón y nos reunimos para discutir la situación” NBC News, 9 setiembre, 2002. Algo similar declaró para ABC News: “El Presidente aguardó unos segundos hasta que los estudiantes terminaron y dijo, ‘Muchas gracias por mostrarme sus habilidades de lectura’ y se dirigió al aula vacía contigua”, en “Sept. 11’s Moments of Crisis: Part 1: Terror Hits the Towers,ABC News, 14 setiembre 2002.
9/11 Interview with Campbell Brown”, NBC News, 11 setiembre 2002.
Sandra Kay Daniels, “9/11: A Year After/Who We Are Now”, Los Angeles Times, 11 setiembre 2002.
Jennifer Barrs, “From a Whisper to a Tear”, Tampa Tribune, 1 setiembre 2002. Sobre la importancia de esta historia, más el hecho de que prácticamente ha desaparecido de internet ver, Elizabeth Woodworth, “President Bush at the Florida School: New Conflicting Testimonies”, 7 julio 2007, 911Blogger.com.
Barrs, “From a Whisper to a Tear”.
Ibid.; Bill Adair and Stephen Hegarty, “The Drama in Sarasota”, St. Petersburg Times, September 8, 2002.
Bill Sammon, “Fighting Back: The War on Terrorism: From Inside the Bush White House” (Washington: Regnery, 2002), 89-90.
Scot J. Paltrow, “Government Accounts of 9/11 Reveal Gaps, Inconsistencies”, Wall Street Journal, 22 marzo 2004.

 

Comments are closed.